Adsense

Granma retiene el título de la pelota cubana

Otras Cosas:

Granma retiene el título de la pelota cubana.
Granma superó este domingo por 3-2 a Las Tunas en el séptimo partido de la gran final del béisbol cubano y revalidó el título nacional, además de sacar pasajes a la Serie del Caribe de Jalisco 2018.


Para los Alazanes este representó el segundo trofeo de campeón desde su fundación en 1977 y de paso, Carlos Martí se convirtió en el manager número 14 de la historia de las series nacionales en atesorar al menos dos títulos.

Los granmenses, por fin, lograron romper el patrón de la final, el cual seguía una línea fija: solo los equipos locales lograban la victoria.

Pues bien, este domingo, en el séptimo y decisivo partido, los discípulos de Martí lograron imponerse en calidad de visitante en el parque Julio Antonio Mella de esta ciudad, colmado hasta la bandera de fieles tuneros, quienes, resignados, vieron caer -con las botas puestas- a sus Leñadores.

Al igual que ayer en el sexto cotejo del match, Granma salió delante en el marcador. En el primer inning, después de dos outs, los campeones de 2017 anotaron una carrera, remolcada por sencillo al jardín derecho de Carlos Benítez.

En la realidad la carrera no debió subir al pizarrón del Mella, pero un error mental -monumental- del segunda base Yunior Paumier impidió la concreción de un doble-play de libro y dejó llegar a Benítez al cajón de bateo en ese episodio.

Una vez más, los tuneros deberían jugar cuesta arriba y para colmo tenían que superar al derecho Alaín Sánchez, quien llegó a este duelo con balance de tres victorias sin derrota en los juegos extra.

El sueño de la primera coronación de los Leñadores se diluía en el calor de la tarde dominical.

Los granmenses ampliaron la ventaja en el principio del quinto, con otra carrera, esa vez impulsada por Yordan Manduley con elevado de sacrificio a la pradera derecha y anotada por Yoelkis Céspedes.

Una entrada más tarde, en la sexta, Granma llenó las bases sin out y explotó al abridor rival Yariel Rodríguez, sin embargo el derecho Diego Granados realizó un relevo excepcional y los Alazanes solo pudieron pisar una vez el plato, para dejar el desafío 3-0.

Las Tunas todavía tenía opciones de victoria, pero Sánchez estaba intransitable. De hecho, había lanzado ocho inning en blanco con solo tres hits permitidos y tres ponches propinados, sin regalar boletos.

Para más detalles, el derecho de 31 años -en ese lapso- sacó 16 outs de rolling, apenas cinco por elevados y tres por la vía de los strikes. Era, de lejos, la mejor faena de su vida.

Entonces llegó el noveno capítulo de la película. Presuntamente el último del partido, de la final y de la temporada. Era el ahora o nunca. Cara o cruz. Todo o nada. Las Tunas aún creía en su primera coronación; Granma intentaba mantenerse en el trono.

Los granmenses llenaron las bases después de dos outs, pero finalmente recibieron el cero, cuando el derecho José Ángel García ponchó a Benítez con un slider contra el piso.

Y llegó el turno de Las Tunas.

Yunieski Larduet abrió con sencillo al central -su tercer hit del juego-, y acto seguido Jorge Yhonson disparó triple al derecho, para poner el partido 3-1 y provocar la explosión de Sánchez.

Martí mandó al relevista Raidel Martínez al montículo, era su sexta aparición en la final; en el cajón de bateo esperaba Danel Castro, quien, un día antes, le había decidido el sexto partido con Grand Slam en el final del noveno inning.

El apagafuegos dominó fácilmente a Castro, pero luego permitió sencillo impulsor de Yosvani Alarcón al jardín izquierdo, que dejó el choque 3-2 con el empate en circulación.

El Julio Antonio Mella ardía, era un manicomio, los fieles animaban a viva voz a los suyos.

Pero ocurrió lo increíble, la peor jugada del campeonato. Con el quinto bate Alexander Ayala en turno, Alarcón intentó salir al robo y el lanzador se percató para ponerlo out, el segundo del inning.

Después de esa jugada, Ayala y Paumier dispararon sencillos consecutivos al jardín central. La tensión era máxima, pero la jugada de Alarcón marcaría el destino.

Con hombres en primera y segunda bases, y dos outs, Rafael Viñales falló en inofensivo elevado al jardín derecho y cedió el último out del juego. Alarcón pasaba a la historia como el gran villano de Las Tunas en esta campaña.

íGranma, campeón! El monarca se mantenía en el trono.

Lógicamente, el crédito de la victoria correspondió a Sánchez, mientras Martínez se llevó el punto por juego salvado, su tercer rescate en la postemporada. El revés quedó en la hoja de servicios del prospecto Yariel Rodríguez.

Sánchez obtuvo así su tercer cetro de Cuba, uno con su natal Villa Clara, otro con Ciego de Ávila y este con Granma.

Con esta coronación, Granma alcanzó a los extintos equipos Citricultores y Habana en la tabla histórica de campeones, con dos cetros.

El premio de Jugador Más Valioso de la final, aún por decidir oficialmente, lo ganarán Alaín Sánchez, con sus cuatro triunfos, o el tercera base Raúl González, con sus tres cuadrangulares en la final y 15 carreras impulsadas en todo el playoff.

Además, al igual que el año pasado, Granma sacó boletos para la Serie del Caribe-2018, prevista del 2 al 8 de febrero en Jalisco, México.